BLOG/ NOTICIAS



friendship-2112623_1280-1200x800.jpg

¿Por qué los gatos son buenas mascotas para los niños?

Si estás pensando en buscar una mascota para los pequeños de la casa, una mascota que le guste jugar, que sea fiel, con quien los niños se diviertan y además genere un bajo gasto; adoptar un gato es una muy buena opción.

Vínculo de unión

El gato es cariñoso 100% a pesar de la fama que se ha creado a su alrededor. Si le das amor y lo tratas bien, él responderá de la misma manera. Son capaces de entender el vínculo especial que se crea entre él y los humanos, llegando a formar una familia. Además de ofrecer amor a sus dueños, enseñará a los más pequeños a dar cariño para recibirlo.

Su virtud, la paciencia

Los gatos son unas mascotas muy fáciles de educar. Además son muy tranquilos y pacientes. Ya sabemos que a los niños les encantan hacer gestos y movimientos que podrían resultar incómodos para los gatos, pero puedes estar tranquilo, estos animales saben con quién están tratando. La paciencia es una de las virtudes más destacada de los gatos.

Les encanta jugar

Los gatos son muy juguetones y parece que nunca se cansan de jugar. A los gatos les encanta correr y saltar. Busca una cuerda y cuelga un juguete en un extremo… tanto los niños como el gato se divertirán cantidad.

Ideales para el estrés

Se ha comprobado científicamente que los ronroneos de los gatos calman los nervios. Por ello, si tu hijo por naturaleza es nervioso, el gato puede ayudarle a estar tranquilo. Tu mascota podrá ser una prevención para el estrés de los niños.

Lecciones para los niños

En este sentido, puedes enseñarles responsabilidades a los pequeños con acciones cotidianas como ponerle de comer al gato, echarle agua en el cuenco. Incluso si los niños son un poco más grandes, podrán ayudar cambiando la arena para que el gato tenga el arenero limpio.

Pero además, los gatos enseñarán que en algunos momentos es importante estar a solas y se debe respetar el espacio de cada uno. Se les enseña a los niños a respetar al gato, no molestándolo cuando está dormido o escondido. No cogiéndolo en brazos si al gato no le gusta. También mientras jueguen con él, con pelotitas o juguetes, y acariciándolo con tranquilidad cuando el gato se acerque o lo pida. Así aprenderá a respetar su espacio.


dog-3194862_960_720.jpg

Un perro forma parte de la familia, pero debe comportarse como tal. No obstante, al igual que con los niños pequeños, estos animales de compañía también deben ser enseñados desde pequeños. Así lograremos una convivencia óptima entre todos los miembros del hogar.

De esta forma, en este post  daremos algunos consejos sobre cómo educar a tu perro. Nuestro objetivo: que que orine fuera de casa y a las horas a las que sea sacado a la calle.

¿Por qué orina el perro dentro de casa?

Aquí tendremos que analizar su comportamiento. Los cachorros, normalmente, hacen sus necesidades en el hogar porque no saben dónde hacerlo. Pero si lo hace un perro adulto puede deberse a que esté nervioso, o que simplemente no pueda aguantar más. La razón es la misma para todas las edades: marcar territorio.

Pero ante esta situación debemos tener claro que adiestrar positivamente es mejor que aplicar los castigos. Igualmente, decirle NO de manera rotunda es mejor que gritarle. En cambio, lo mejor sería ignorarlo, sabiendo el cachorro que estás enfadado porque ha orinado dentro de casa. Finalmente, dale un premio cuando comience a salir a la calle y haga sus necesidades en el sitio correcto.

Y si acudes con él a alguna tienda o casa ajena, deberás vigilarlo los primeros minutos y regañarlo si levanta la pata. Pero lo más correcto es que haya hecho antes sus necesidades, evitando así la vigilancia extrema.

Corregir la conducta

Lo primero que debemos hacer es seleccionar la zona por la que vayamos a pasear al animal, normalmente en los alrededores de la vivienda. Cuando el perro tenga un par de meses y pueda salir de casa, lo sacaremos a primera hora de la mañana, cogiéndolo en brazos hasta salir a la calle.

En las primeras semanas daremos vueltas cercanas a la casa para que el perro se cree un esquema de dónde está su hogar. Más tarde, con el paso de los días, ampliaremos los paseos y repeteriremos la acción entre dos y tres veces al día. Nuestra meta: que el perro sepa dónde y cuándo hacer sus necesidades. Normalmente se saca al animal por la mañana, al mediodía y por la noche.

De esta forma conseguiremos que el animal se adapte a nuestro ritmo de vida, siendo este aspecto algo fundamental, sobre todo si tenemos niños en casa.


Perra-regla.jpg

Las perras, al igual que las mujeres, sufren el conocido ciclo menstrual, al que también se le conoce como celo. Se trata de un proceso que comienza entre los 9 y 12 meses de edad del animal, pasando las adultas dos veces al año por este proceso.

Este celo consta de cuatro etapas, las cuales detallaremos a continuación.

  • Proestro: es el primer ciclo del celo, el cual dura unos nueve días. En esta fase, la vulva del cánido se hincha y comienza a segregar unas sustancias de color marrón rojizo.
  • Estro: en la segunda fase del celo, que dura en torno a nueve días, la hembra sufre una suave inflamación de la vulva, presentando un flujo vaginal rosado o pajizo.
  • Diestro: después de 3 días de ovulación entre la segunda etapa y la tercera, ésta suele durar unos 60 días. Aquí la perra actúa como si tuviera un embarazo, pudiendo entrar en la fase del falso embarazo.
  • Anestro: es la última etapa de reposo del animal.

El comportamiento

¿Cómo podemos saber que nuestra perra ha entrado en este ciclo? Cambios en los estados de ánimo, pezones hinchados, repentino interés de los machos (que pueden oler el cambio en las hormonas de las hembras), inflamación de la vulva, cola parada y presencia de sangre (que suele ser el indicador más seguro).

¿Cómo cuidar a nuestra perra durante este periodo?

  • Mayor control: en estos periodos es recomendable tener una mayor vigilancia sobre la mascota, sobre todo para evitar una reproducción no deseada, por la posibilidad antes mencionada de que los perros puedan oler el celo.
  • Paciencia. Protege a tu mascota y sé cariñoso con ella
  • Control ante ETS. Las perras pueden contraer brucelosis, una enfermedad que se transmite por vía sexual. Para evitar el contagio, los perros deben ser castrados.
  • Si no quieres una camada, busca el mejor método para esterilizarla. Así, no tendrás que lidiar con su periodo del celo y evitarás la reproducción de la misma.

 


estivet-marca

Clínica veterinaria en Sevilla formada por profesionales con más de 10 años de experiencia en cirugía, medicina interna y en el asesoramiento de la conducta de mascotas.
Nuestro objetivo principal consiste en que nuestros animales sean y vivan felices, por este motivo nuestro trabajo se desarrolla en instalaciones de gran calidad y comodidad.

Además estamos disponibles las 24 horas con nuestro sistema de urgencias.

Copyright 2017 Estivet. Todos los derechos reservados | Diseño web: Dinapixel