BLOG/ NOTICIAS



dog-1861839_1920-1200x797.jpg

¿Piensas que estás preparado para tener un perro?

En primer lugar, cuando decidimos aumentar la familia adoptando un perro debemos meditarlo mucho ya que se trata de un ser vivo el cual conllevará una serie de responsabilidades.

Un perro necesitará al principio muchísima atención por nuestra parte y más si el perro es un cachorro ya que tiene que conocer todos los rincones de nuestra casa, adaptarse a unos horarios, socializar con otros perros y personas y además salir a la calle a pasear para que pueda hacer sus necesidades.
Debemos ser conscientes de que tendremos que dedicarle todo el tiempo que sea necesario para que su adaptación sea lo mejor posible.

Una vez que conocemos estas premisas tenemos que analizar nuestro estilo de vida para saber si realmente podemos hacernos cargo de un perro. En algunos casos no siempre será el mejor momento para que tengamos un perro debido al estilo de vida que llevemos en dicho momento. Si tenemos falta de tiempo deberíamos descartarlo desde el principio ya que no es recomendable ni bueno para la salud del perro que pase la gran mayoría del tiempo solo o que no podamos darle los paseos que necesita.

Una vez analizado estos factores debemos tener en cuenta el factor económico, es un factor importante una vez hayamos pasado positivamente el factor tiempo.

Tener un perro en casa conlleva unos gastos básicos como son por ejemplo: vacunas, alimentación, correa, desparasitación o microchip. Debemos tener capacidad financiera como para poder afrontar esta serie de gastos.
Una vez que estamos cien por cien seguros de que podemos solventar estos factores planteados anteriormente debemos decidir si adoptamos o compramos el perro.
Adoptar tiene una serie de ventajas, no solo ofrecerle una vida mejor al perro que por desgracia ha sido abandonado sino que también tendrás conocimiento del estado de salud del perro ya que las protectoras cuentan con revisiones por parte de veterinarios.

Si por el contrario decidimos comprar deberíamos asegurarnos que es un buen criador y que tanto los cachorros como la madre están en perfecto estado al igual que las instalaciones.
Por último como conclusión siempre debemos saber que es una situación la cual hay que meditar mucho y no tomar nunca una decisión a la ligera.


puppy-1502565_1920-1200x800.jpg

Trucos para que tu perro controle la ansiedad por la comida

¿Tu perro es de los que estarían comiendo a todas horas? ¿Devora su comida y aun así intenta quitarte la tuya? ¿Demuestra un comportamiento agresivo? Si la respuesta a estas preguntas es sí, quizás te interese seguir leyendo.

Existen diversos motivos por los que tu perro puede mostrar ansiedad ante la comida.

En primer lugar, hay razas que son especialmente glotonas como el Beagle, Cocker o Labrador. Muchos de ellos se comerían todo el saco de pienso e incluso dejarían la nevera vacía si pudieran.

En otros casos no es la raza el motivo de dicha ansiedad, sino las consecuencias de una vida anterior con malos hábitos o situaciones donde no han tenido a su disposición una ración de comida diaria. Vivir con otros perros también podría hacer que éste se abalance sobre el comedero con el miedo de que sus compañeros le quiten la comida.

Este hábito puede llevarles a graves problemas de salud. Como por ejemplo las torsiones de estómago, regurgitaciones, vómitos, así como cualquier otro problema relacionado con el aparato digestivo. Ayudarle a eliminar este mal hábito es cuestión de tiempo y tendremos que ser muy estrictos con este tema.

Pero existen algunos trucos y pautas para que nuestro perro empiece a comer con más tranquilidad.

  • Cuantas más veces coma, mejor.

Esto no supone darle más cantidad de comida de la que su organismo necesita, deberemos calcular cuánta cantidad de comida le pertenece a nuestro amigo según su tamaño y edad. Para ello podemos revisar la tabla nutricional del alimento de nuestra mascota. Posteriormente, dividiremos esta cantidad en un mínimo de dos tomas al día.

  • Establecer un horario de comidas.

Los perros tienen un reloj interno que se adapta al horario de juego, paseo y por supuesto, de comida. Darle de comer después de determinadas acciones, como por ejemplo el paseo, le ayudará a establecer una rutina y saber cuándo recibirá el tan ansiado alimento.

  • Comedero y espacio exclusivo.

Si son varios perros los que conviven, deberíamos evitar que se crea competencia entre ellos. Por lo tanto, cada uno tendrá su plato con su cantidad de comida correspondiente y con un espacio suficiente entre ellos para que no puedan robarse la comida. Como consejo, lo mejor es separar a los animales en habitaciones diferentes durante la comida, así permanecerán tranquilos al ver que su comida no peligra.

  • Comederos y juguetes especiales.

Existe un tipo de comedero anti-voracidad que les hace el acceso al alimento más complicado. De esta forma tardará más tiempo en comer el pienso y por lo tanto, ralentiza el proceso de ingesta. Otra opción son los juguetes interactivos como dispensadores de alimento, con ellos el perro tendrá que mover el juguete para conseguir comida y minimizará la velocidad de ingesta.

  • Retirar su comedero.

Cuando nuestro perro termine de comer, deberemos guardar su comedero. Así evitaremos que se obsesione y acuda constantemente para ver si hay comida.

  • Crear un ambiente adecuado.

El momento de la comida debe ser placentero para nuestro perro, ayudarle a crear hábitos que no le generen ansiedad o estrés está de nuestra mano.

Corregir esta mala costumbre, para que nuestro fiel amigo consiga ser un perro feliz y sin problemas de salud, es nuestra responsabilidad. Así que, no dudes en poner en práctica todos estos consejos.


Cepillo-de-dientes.png

Higiene bucodental en perros

En este post hablamos sobre la importancia que tiene la higiene bucodental en nuestras mascotas para evitar problemas futuros en su salud. Hay varias pautas de higiene que sería muy recomendable seguir para que nuestras mascotas tuvieran una buena salud bucodental.

La primera opción que siempre recomendamos desde nuestra clínica, es la de roer un hueso que sea específico para perros (prohibido el hueso de pollo). Estos huesos especiales para nuestras mascotas se digieren solos. Y además, de limpiar su dentadura liberarán mucha energía.

Si a su perro no le gusta roer huesos, la segunda opción sería la del cepillado de sus dientes con regularidad.

Mantener una alimentación saludable y darle juguetes que les ayude a mantener la salud de sus dientes, son aspectos esenciales.

No debemos descuidar dicha higiene, principalmente porque puede ser causa de una enfermedad grave en el futuro. Como por ejemplo el sarro que suele ser un problema muy común entre nuestras mascotas. Sigue estos consejos que detallamos a continuación y la salud bucodental de tu perro será perfecta.

  • Acostumbra a tu perro al cepillado desde pequeño.

Si tu perro aún es un cachorro es el momento perfecto para que se familiarice con el cepillado y no ponga resistencia cuando se vuelva adulto.

Sin embargo si tu mascota ya es adulta y no tiene costumbre te avisamos que os costará llevar a cabo esta tarea. Pero recuerda, no lo obligues ya que podrías hacerle daño y que coja miedo a esta práctica. Con una vez a la semana será suficiente para mantener su salud dental en perfectas condiciones.

  • Cepillo y pasta dental

El cepillo no tiene por qué ser especial, podrías llegar a utilizar para tu mascota un cepillo común pero muchísimo cuidado con la pasta dental. La pasta dental si debe ser especial para perros. Ya que el flúor que contiene la que usamos nosotros puede llegar a ser mortal para ellos.

  • Cepillado especial según la edad de tu perro

Los perros necesitan cepillarse los dientes de manera diferente según la edad que tengan. Las mascotas no pueden limpiarse los dientes ellos mismos por lo que es responsabilidad de los dueños realizar dicha limpieza.

  • Comida

Este aspecto es fundamental ya que si tu perro come comida específica para el no tendrá este problema a largo plazo. En cambio, si tu perro come todo tipo de comida sí será más propenso a tener sarro. Por eso tendrás que estar más atento para llevar a cabo un correcto cepillado.

Con estos cuidados podemos evitar que nuestra nuestro perro tenga acumulación de sarro. El sarro es uno de los principales problemas de una mala higiene bucal. A partir de los 3 años los perros comenzarán a tener problemas dentales pero dichos problemas pueden adelantarse.

Así que si no realizas una correcta higiene bucal a tu perro y tiene acumulación de sarro, no te preocupes puedes poner remedio antes de que pueda acarrear una infección grave. Ponlo en nuestras manos y eliminaremos dicho problema tan molesto.


estivet-marca

Clínica veterinaria en Sevilla formada por profesionales con más de 10 años de experiencia en cirugía, medicina interna y en el asesoramiento de la conducta de mascotas.
Nuestro objetivo principal consiste en que nuestros animales sean y vivan felices, por este motivo nuestro trabajo se desarrolla en instalaciones de gran calidad y comodidad.

Además estamos disponibles las 24 horas con nuestro sistema de urgencias.

Síguenos en Facebook

Copyright 2017 Estivet. Todos los derechos reservados | Diseño web: Dinapixel